Se ha producido un error en este gadget.

lunes, 19 de septiembre de 2011

Otro como un dia cualquiera

Cuantas veces hemos deseado borrar un dia, un instante, un momento hasta un año de nuestras vidas a borrarlo todo y vaciar nuestra memoria.
Cuantas veces no deseamos volver a ser niños, vivir todo de nuevo, recuperar lo que se fue o dejar que el tiempo ponga las cosas en su lugar. Algunos simplemente no esperan nada del tiempo. Da lo mismo regresar o avanzar, simplemente renuncian a que el tiempo continúe su paso y se marchan con lágrimas y un largo adios. Si desearamos en algún momento perder completamente la memoria y plegarnos por ejemplo a la frase "comezar de nuevo" ¿cuántas cosas no perderíamos? serían como aquellas cosas que se extravían accidentalmente en una mudanza y luego se extrañan. Perderíamos el calor del primer beso y la sensación de aquel amanecer que fue perfecto. La nostalgia por amores pasados . Quedarían atras los amigos que iban a ser eternos, las cartas que nos hicieron llorar, la primera o última vez que vimos a un gran amor, los brazos mas cálidos, el día que pensamos que se iba a caer el mundo, el dolor más hermoso, la sonrisa mas esperanzadora, el nacimiento del sentimiento más puro.
¿En realidad comenzamos una vida nueva o matamos otra llena de bellos recuerdos? dejamos una vida y un presente que nos da infinitas oportunidades por soñar con un futuro perfecto que no existe o un pedazo de cielo donde no sabemos que nos espera.

~

El secreto de los valientes es nunca decir que tienen miedo.
Es algo que considero totalemente cierto y de lo que estoy aprendiendo. Lo correcto, en mi opinión, es que hay que aprender a no preocuparse de esa gente que solo te quiere cuando le conviene y que hay que aprender a ser hipócrita con la gente que se lo merece. Desde mi punto de vista, hay que amar a la gente que esta a tu lado y te apoya, que aunque sea poca, te quieren. De los demás, pasar de ellos, preocuparte de ti y de los tuyos, nada más. Pero, lo que nunca hay que hacer es rendirse y dárselas por vencido. Porque cuando te rindes, dejas que te aplasten, es una forma de aceptar que eres inferior al otro, aunque no lo seas. Si el otro puede, tu también. Se que todo esto suena bastante irrealista, y, yo soy la primera que no cumple todo esto. Pero, a pesar de eso, habrá que luchar e intentarlo.He aprendido que estar triste no merece la pena. Que hay que disfrutar de cada momento como si fuese el último. No dejes pasar ninguna oportunidad y que nada se interponga ante tí. No merece la pena sufrir. Pase lo que pase, afróntalo con valor y sé tu mismo. Sé feliz, y no te preocupes de lo que piensen los demás. No le preguntes a nadie lo que debes hacer con tu vida: pregúntatelo a ti mismo. Así como si deseas saber en qué puedes emplear mejor tu libertad no dependas de otros, mejor interroga sobre el uso de tu libertad… a la libertad misma.

gente que te promete y no cumple.

No me gusta hacerme ilusiones, total, ¿Para qué ? Al final las cosas siempre te acaban esplotando en la cara. Y personas en las que confiabas, te defraudan.Y personas que te parecían sensatas, al final son las que menos razonan. Y personas que van de buenas y de humildes, viven de caprichos y del dolor que causan a los demás.... Pero en algún momento de sus vidas se quitan la máscara, y tú abres los ojos, y ves que clase de persona era esa con la que pasaste tantos momentos, momentos bonitos, románticos, dolorosos, divertidos, alocados... Momentos, en definitiva, especiales, inolvidables, y que nunca, nunca, conseguirás borrar de tu memoria, por mucho que lo intentes... Esas personas solo reaccionan cuando ven que te pierden para siempre, y entonces te hacen promesas, ilusiones. Te prometen que cambiarán, que serán sinceras y que nunca más te harán daño. Y yo, que soy yo, les hago caso,SOY TONTA.